Logo header

¿Eres Profesional de la Salud? Regístrate

o

Inicia Sesión
← Regresar

CUIDADO AVANZADO DE HERIDAS ( heridas, ulceras, insuficiencia venosa )

24 de Octubre de 2014

Tip list medicion azucar en sangre
El tratamiento de las heridas requiere un enfoque especial y multidisciplinario. Actualmente existen programas de tratamiento avanzados para heridas en los cuales se logra una cicatrización más rápida, menos dolorosa y con menor costo a largo plazo que los métodos convencionales de tratamiento. Las heridas por lo general llevan un curso normal hacia la cicatrización. Esto no ocurre en todos los casos y hay ciertos tipos de heridas que no cierran fácilmente y se denominan heridas problema o heridas crónicas. Esto requiere atención por especialistas en heridas. Ofrecemos una atención especial a distintos tipos de Heridas que incluyen: • Úlceras en pacientes Diabéticos o en Pie Diabético • Úlceras por Presión(Decúbito) • Heridas quirúrgicas • Heridas traumáticas • Úlceras por Insuficiencia venosa • Úlceras por Insuficiencia Arterial(Isquémicas) • Lesiones por radiación • Quemaduras • Osteomielitis Crónica con Heridas Abiertas • Vasculitis y otras úlceras inflamatorias • Heridas con Infecciones severas de piel y tejidos blandos(Fasceitis/Gangrena Gaseosa) • Heridas Atípicas Importancia de la Constancia en el proceso de Curación: La parte más importante en el proceso de Curación son nuestros propios pacientes. Una vez iniciado su programa, y para obtener los resultados esperados y prevenir retrasos en curación y/o complicaciones deberá acudir a sus citas, realizar sus exámenes, estudios y/o valoraciones programadas. Acudiendo a sus citas de manera constante y siguiendo las instrucciones proporcionadas por nuestros especialistas es de vital importancia para obtener resultados favorables de su padecimiento. Úlceras en pacientes Diabéticos o en Pie Diabético Las heridas en el paciente diabético en general son de difícil cicatrización. Esto se debe a una combinación de factores del paciente (edad, hiperglicemia, hipertrigliceridemia, neuropatía, nefropatía, etc.) y otros factores externos como traumatismo, alcoholismo, tabaquismo, etc. Las ulceras en pie diabético son de las ulceras más frecuentes en miembros inferiores, estas son debido principalmente por complicaciones vasculares (microangiopatia, ateroesclerosis) y/o neurológicas (neuropatía). En el caso de la neuropatía se pierde o disminuye la sensación de dolor ante algún tipo de trauma por lo que es común que pase desapercibidos por días o semanas y esto complique su evolución. Para prevenir problemas vasculares y neuropatía es de vital importancia llevar un adecuado control de la Diabetes y realizar visitas médicas frecuentes (preventivas). Este tipo de heridas responde de manera favorable a la terapia oxigenación Hiperbárica. Úlceras por Presión (Decúbito) Este tipo de heridas se debes a una combinación de factores y pueden ser heridas de difícil manejo y cicatrización. Los sitios más comunes son en Sacro y prominencias óseas. Este tipo de heridas se observan en pacientes inmovilizados en cama o sillas en los cuales una combinación de presión con falta de circulación, fricción y humedad ocasiona este tipo de heridas. Aunado a estos factores también influye la condición general del paciente como enfermedades agregadas, higiene, nutrición. Heridas quirúrgicas complicadas Las heridas que se realizan en un procedimiento por lo general tienen un curso normal de cicatrización. Sin embargo hay casos donde no ocurre esto, y presentan infecciones desde leves hasta graves (Ej. Fasceitis necrotizante) o se complican por otros factores (diabetes, desnutrición, tabaquismo, etc.). Los objetivos principales del tratamiento son: limpieza de herida, mantener humedad, tratar infecciones, soporte nutricional y control de enfermedad de base, etc. Heridas traumáticas Estas pueden presentarse por diferentes mecanismos, tanto en pacientes sanos como en pacientes con compromiso de algún tipo (Ej. diabetes, desnutrición, problemas arteriales, venosos, linfáticos, inmunológicos, etc.). Cada caso debe de evaluarse separadamente para tratar la causa de la herida (ulcera). Úlceras por Insuficiencia venosa La alteración anatómica de las venas de los miembros inferiores ocasiona estasis de la sangre y por consecuencia daño en los tejidos adyacente. El drenaje linfático también juega un papel en este tipo de ulceras. La típica ulcera se encuentra cerca del maléolo interno (tobillo cara interna), está en combinación con edema (inflamación) e induración de la extremidad inferior, puede ser o no dolorosa y presentar o no secreción. Hay que realizar estudios vasculares tanto arteriales como venosos para iniciar el manejo adecuado. Son ulceras de difícil manejo y larga evolución. Los principales objetivos del tratamiento son: mantener libre de infección, absorber secreción, mantener ambiente húmedo en la herida, terapia Compresión y controlar el edema principalmente. Úlceras por Insuficiencia Arterial (Isquémicas) La obstrucción parcial o total de las arteria conlleva a necrosis (muerte de células) y/o ulceración. Esto se observa sobre todo en piernas y pies donde las arterias se afectan con frecuencia y son de menor calibre. Se requieren de estudios para detectar la cantidad de sangre y oxigeno que llega a las heridas antes de efectuar un procedimiento. En ocasiones se requieren procedimientos de revascularización (volver la circulación a los tejidos), ya sea por cirugía o métodos de intervención (cateterismo), antes de tratar una herida. Lesiones por radiación La Radiación utilizada para erradicar tanto micro como macroscópicamente de distintos tumores, también produce sus efectos sobre tejidos sanos que rodean dichos tumores. Desafortunadamente no hay una prueba clínica hasta ahora para predecir que pacientes presentaran complicaciones por radiación. Actualmente se utilizan nuevas técnicas de radiación las cuales son más "especificas o enfocadas" al tumor, en relación a las formas convencionales de radioterapia. Estas incluyen la Radiación conformacional y la terapia radiación modulada en intensidad. El tratamiento que tiene más enfoque al tumor es la Radiocirugía Estereotáctica que se utiliza con mayor frecuencia en los tumores cerebrales. Las Heridas o lesiones se pueden presentar en múltiples escenarios. Puede tener radiación antes de la cirugía o después de la misma cuando la herida está en proceso de cicatrización. El paciente puede tener cirugía paliativa o de salvamento en un sitio previamente radiado. Años después el paciente puede requerir cirugía por causas benignas o malignas en sitios previamente radiados. Rara vez se presenta Necrosis por radiación espontanea (sin cirugía precipitante) en sitio radiado. En todos estos casos se afecta la cicatrización y las complicaciones son mayores como resultado de la exposición a radiación previa. El tratamiento y recomendaciones son variables. Quemaduras Este tipo de heridas requieren una atención especial y multidisciplinaria para obtener los mejores resultados. Las quemaduras pueden varias desde menores (primer grado) hasta mayores. La evolución depende del % de quemadura, tiempo de atención, factores del paciente, sitio de la quemadura. El origen puede ser químico, térmico, eléctrico, por flamazo, escaldadura, explosión, quemadura por contacto o frio, etc. Las quemaduras menores por lo general responden bien al tratamiento y se recuperan dentro de las primeras semanas de iniciar el manejo, sin embargo las mayores comúnmente requieren procedimientos quirúrgicos, atención hospitalaria y requieren mayor tiempo en sanar. Los objetivos principales del manejo de las quemaduras son: reposición líquidos, mantener humedad de las heridas, prevenir y tratar infecciones, manejo del dolor y nutrición adecuadas, etc. Osteomielitis Crónica con Herida Abierta La Osteomielitis es un problema inflamatorio de origen infeccioso generalmente causado por bacterias. Los sitios que más comúnmente se afectan son los huesos largos, vertebras y pelvis. Si la evolución del cuadro tiene menos de 2 semanas se denomina aguda y por lo general el pronóstico es bueno cuando reciben tratamiento adecuado y temprano. Sin embargo existe la Osteomielitis que dura más de 4 semanas, llamada Crónica y el plan de tratamiento es distinto. Comúnmente la Osteomielitis se acompaña de heridas abiertas y/o fistulas hacia piel las cuales requieren una atención especial. Vasculitis y otras úlceras inflamatorias Las enfermedades y síndromes que ocasionan inflamación de los vasos sanguíneos se les llama vasculitis. Y se clasifican según su localización y/o vaso sanguíneo afectado. En ocasiones este tipo de patologías causan heridas (ulceras) de difícil manejo que requieren un manejo específico y multidisciplinario. Ciertas enfermedades autoinmunes pueden ocasionar ulceras. Tal es el caso de patologías como la artritis reumatoide, escleroderma, Poliarteritis nodosa y granulomatosis de Wegener, las cuales se presentar rara vez. Heridas con Infecciones severas y tejidos blandos (Fasceitis/Gangrena Gaseosa) Este tipo de heridas son de difícil manejo. Esto es debido al proceso infeccioso severo así como la necesidad de realizar procedimientos grandes para remover el tejido desvitalizado y por consecuencia nos quedan heridas con grandes efectos. El tratamiento es variable, pero incluye antibióticos de amplio espectro, desbridaciones, terapia Hiperbárica así como en ocasiones terapia presión negativa. Cuando se tienen lesiones de gran extensión comúnmente se colocan injertos/colgajos y/o sustitutos de piel para cubrir el defecto. Heridas Atípicas Son aquellas heridas de difícil diagnostico o no se encuentra la causa. Este tipo de heridas pueden ser causadas por lesiones malignas (cáncer) de piel y tejidos blandos. Dentro de los diagnósticos son carcinoma Basocelular y escamoso de piel, sarcoma de Kaposi, melanoma maligno, linfoma. Otras patologías infecciosas pueden causar este tipo de heridas (Ej. infecciones parasitarias, lepra, sífilis, actinomicosis, etc.) y requieren estudios y tratamiento especializado.
Tel. (81)...

Mostrar teléfono